Qué es el spouseware y por qué se está usando en casos de violencia de género

Qué es el spouseware y por qué se está usando en casos de violencia de género

Publicidad

Hace unos días publicábamos este artículo sobre qué tiene que decir la Dark Web con respecto a hackear la cuenta de una pareja o un amante. Con independencia de las conclusiones a las que llegásemos, hay algo con lo que no se puede discutir: es un comportamiento malsano que en ningún momento apoyamos, y que bajo ningún concepto pretendemos alentar.

Y sin embargo, el mundo real a menudo da más miedo que la trastienda de Internet. Según se publica en Forbes, hay quienes se dedican a vender el llamado "spouseware", un tipo de spyware que se puede instalar en los teléfonos móviles de un compañero sentimental y que sirve para controlar sus movimientos. El malware, además, está presuntamente conectado con diversos casos de violencia de género en Estados Unidos y Europa.

En el medio nos ponen un ejemplo con un caso real. Una mujer estadounidense sufría malos tratos por parte de su pareja, hasta que un día decidió poner tierra de por medio y abandonarlo. Con ella se llevó, entre otras pertenencias, su teléfono móvil.

Cuando llegó a un refugio para víctimas de violencia de género, empezaron a llegarle mensajes de texto de su pareja diciéndole que sabía dónde estaba. La mujer comenzó a mudarse cada poco tiempo, pero su expareja siempre la encontraba. Un día admitió haber instalado spyware en su móvil para tenerla controlada.

Según el Women's Aid inglés, en 2015 de un total de 693 mujeres encuestadas, un 29% aseguró haber tenido spouseware en sus dispositivos. Y el software fue instalado por sus excónyuges. Además, otro estudio conducido por NPR en 2014 revela que, en al menos 70 refugios, el 85% de ellos estaban trabajando con víctimas cuyos maltratadores las espiaban a través del GPS móvil usando este malware.

Así funciona el spouseware

En el medio condujeron una prueba con un iPhone y un clon de WhatsApp con el spouseware camuflado. El usuario podría usar la aplicación de mensajería como siempre, con la diferencia de que en esta ocasión todas sus comunicaciones instantáneas (así como llamadas y mensajes SMS), se enviarían a un servidor central que lo recogería todo.

En el siguiente vídeo podemos ver cómo funciona una herramienta de rastreo móvil por GPS, que guarda un registro detallado de por dónde se ha estado moviendo la víctima en un mapa y que también se ha vendido como spouseware a través de SpyPhone:

El objetivo no es otro que controlar todos los aspectos de la vida de la víctima: con quién habla, a dónde va... Tal y como asegura la directora de Women's Aid, "el control es el corazón de los abusos domésticos, es de lo que se trata, y no es de extrañar que los maltratadores encuentren siempre nuevas formas de ejercerlo".

¿De dónde viene el spouseware?

Según el medio, hay pruebas de que tras este spyware hay vendedores que operan con cierta impunidad como el ya citado SpyPhone. Estos comerciantes apelan a los maltratadores para vender su producto, pero es que además también se vende a cuerpos de policía y agencias gubernamentales por cientos de miles de dólares.

La investigación de Forbes revela que los desarrolladores de ciberarmas como estas, si bien nunca lo reconocerán en público, han creado programas cuyas huellas digitales se pueden rastrear para determinar que, el mismo spyware usado en operaciones antiterroristas o contra la pederastia online, se usa también para controlar a una pareja en relaciones abusivas. Y por lo que hemos podido saber, vender este spyware en Estados Unidos no es ilegal.

Lo que resulta más chocante de todo esto es que este malware se puede comprar por menos de 100 dólares. Al parecer, se trata todo de una operación de rebranding. El ejemplo más claro lo tenemos en los emails filtrados de Hacking Team, donde aseguraban que la herramienta de espionaje para Android vendida por FinFisher por una pequeña fortuna, era muy similar a otra mucho más barata llamada FlexiSpy, creada por una empresa tailandesa. Según el medio, eran virtualmente idénticas.

La diferencia estriba en el precio. Mientras que la herramienta de FinFisher podía llegar a tener un precio bastante elevado, el spyware tailandés que funcionaba de la misma manera ahora mismo ronda los 68 dólares mensuales por cada licencia de uso.

Vía | Forbes
Imagen | Alexas_Fotos
En Genbeta | Reino Unido instala spyware hasta en las escuelas, algo que podría ser normal en Europa

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio