Por qué recomendar que te pases a Linux en 2018 es diferente que en todas las ocasiones anteriores

Por qué recomendar que te pases a Linux en 2018 es diferente que en todas las ocasiones anteriores

Publicidad

Usar Linux en 2018 no es como usar Linux en 2008, pero tampoco es como usar Linux hace solo un par de años (o meses), aunque la diferencia no sea tan drástica. Por años los entusiastas del software libre y los preocupados por las libertades del usuario y las prácticas antiprivacidad de las grandes empresas de tecnología, nos han dicho sus mil y un razones idealistas para usar Linux, pero ese discurso sigue sin calar mucho.

A la gente le importan más otras cosas, por más triste que suene. Principalmente su tiempo. El mismo Linus Torvalds lo sabe y es la razón más importante a la que atribuye que Linux haya triunfado en todo menos en el escritorio, nadie tiene ganas de instalar un sistema operativo.

Para los pocos que sí tienen ganas, o al menos curiosidad, este es uno de los mejores momentos para escuchar esa recomendación de pasarte a Linux, y vamos a explicar exactamente por qué.

Las razones de siempre, pero un poco mejores

Linux Usar

Nunca falta quien te diga que existen montones de distribuciones Linux diseñadas especialmente para todo tipo de necesidades, que pruebas esta y luego esta otra, que la mejor es esta, que la más libre es aquella, que la más libre de verdad y aprobada por Stallman es esa otra.

Nada de eso importa, elige la más simple, la más conocida, la más fácil. Usa Ubuntu y ya, si te gusta lo que pruebas y quieres probar otras cosas luego, adelante. La mayoría de distros grandes y populares han alcanzado niveles de madurez como nunca antes. Elegir entre Debian, Fedora, Mint, Ubuntu, SUSE, etc., es más una cuestión de gustos.

Estamos en un punto de madurez de las distros que se vale usar cualquiera, no hay que ponerse exquisito para tener una buena experiencia

Con todas vas a poder hacer básicamente lo mismo y a tener una experiencia relativamente similar. En Linux todo es más fácil que nunca, la transición si vienes de Windows 10 es mucho menos indolora que hace otros años, y lo mismo si eres de macOS.

Snap, Flatpak y el dominio de las aplicaciones web

Skype Skype, de casi muerto en Linux, a renacer gracias a los paquetes Snap

¿Se acuerdan de aquello de buscar software alternativo al de Windows que funcionara en Linux?, salvo pequeñas excepciones (cof, Adobe, cof), es mucho lo que se puede hacer actualmente simplemente usando un navegador.

En estos días todo es un servicio, todo tiene una webapp, desde Skype a Microsoft Office. Tanto así que los que preferimos las apps nativas sufrimos a veces con la escasez de buenas apps nativas en nuestro sistema favorito.

Los paquetes snap le han dado vida nueva a aplicaciones que iban muy detrás de sus versiones en Windows y macOS

El otro gran cambio que llegó recientemente a las distros Linux son los paquetes snap de Ubuntu, y los paquetes universales Flatpak. Son cosas muy similares, pero lo que nos ofrecen son formas simples de instalar apps multidistribución sin compliacaciones, desde un click en la tienda de apps de nuestra distro favorita.

Apps como Spotify, Skype, Slack, Telegram, VLC, OnlyOffice, Atom, Kodi, etc. Todos tienen paquete snap, que no solo hace más sencilla la instalación para el usuario sino que hace más simple a los desarrolladores el mantenimiento de sus paquetes, las actualizaciones son más simples y aumentan significativamente las probabilidades de tener la última versión con todas las funciones que llegan en Windows o Mac.

Proton, el cambio de paradigma

Steam Linux

Pero la verdadera razón y la más importante por la que tengo el atrevimiento de asegurar que usar Linux en 2018 es tan diferente a otros años, es sin duda Proton.

Si eres seguidor de este sitio, o eres gamer, o estás pendiente de la actualidad en Linux, debes saber algo sobre Steam Play. Es básicamente una nueva herramienta de Valve, aún en beta, que funciona como Wine, de hecho, es una versión modificada de Wine, y que sirve para jugar videojuegos de Windows en Linux.

La diferencia con Steam Play y cualquier otra iniciativa previa para mejorar el gaming en Linux, es que esta vez se trata de un sistema que no pide básicamente nada al usuario, solo instalar el juego y el cliente de Steam hace todo lo demás.

Juegos Linux

Steam Play se lanzó con una pequeña tanta de videojuegos inicialmente, incluyendo unos cuantos triple A como DOOM o NieR: Automata. Juegos que están funcionando perfectamente en Linux. Y que aunque son oficialmente los que recomienda Valve, la comunidad ya ha creado su propia lista de compatibilidad con más 5000 juegos, de los que al menos 2600 se dice que funcionan a la perfección.

Ser gamer en Linux ya no es lo que era hace apenas unos meses, y eso es gracias a Proton

Esto aunado a las constantes mejoras en el kernel de Linux con mejor y mejor soporte para drivers, uno de los mayores dólores de cabeza del linuxero promedio hace 10 años, han hecho que la experiencia realmente se esté transformando. Hasta el Steam Controller fue soportado por el kernel de Linux hace unos meses.

Por primera vez en la historia de Linux, a pesar del gran crecimiento de la librería de Steam para Linux en los últimos años, estamos frente a un panorama en el que jugar en una distro es increíblemente fácil, a nivel plug and play. Y no solo una docena de juegos, sino de miles que fueron hechos para Windows, no para Linux.

Nada de esto quiere decir que de un día para otro Linux va a empezar a ganar algo más de un 2% de cuota de mercado, o que todos los gamers pueden ir y pasarse a Linux esta misma noche. Solo quiere decir que usar Linux en 2018 es una experiencia bastante más completa incluso para los gamers, un sector que siempre se ha quejado bastante de en Linux "no se puede jugar".

Es el inicio de algo que tiene quizás las mayores posibilidades de cambiar las cosas para los usuarios actuales de Linux, y los potenciales usuarios del futuro. Y eso es algo definitivamente bueno.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio